Ácaros del polvo: todo lo que hay que saber

0 Comments


Los ácaros del polvo son plagas microscópicas, similares a los insectos, que generan algunas de las sustancias de interior más comunes -o alérgenos- que pueden desencadenar reacciones alérgicas y asma en muchas personas.

Cientos de miles de ácaros pueden vivir en la ropa de cama, colchones, muebles tapizados, alfombras o cortinas de su casa. Se alimentan de las células muertas de la piel humana que se encuentran en el polvo. Si deseas mayor información puedes consultar https://www.acaros.top/

El alérgeno dañino que crean proviene de sus gránulos fecales y fragmentos de cuerpo. Los ácaros del polvo están casi en todas partes; aproximadamente cuatro de cada cinco hogares en los Estados Unidos tienen niveles detectables de alérgenos de ácaros del polvo en al menos una cama.

¿Cómo afectan los ácaros del polvo a la salud?

Los ácaros son uno de los principales desencadenantes de alergias en interiores para las personas con asma.

La exposición crónica y continua a los ácaros  en el hogar puede tener un impacto dramático en la salud de las personas con asma y de aquellas que son alérgicas o particularmente sensibles a los ácaros.

Estos alérgenos causan una respuesta del sistema inmunológico, conocida como rinitis alérgica. Un caso leve puede causar ocasionalmente escurrimiento nasal, ojos llorosos y estornudos.

Las personas con asma que son sensibles a los ácaros se enfrentan a un mayor riesgo de brotes o ataques de asma.

¿De dónde provienen?

Los ácaros se producen de forma natural y pueden aparecer en casi todos los hogares. La humedad es el factor más importante para determinar si una casa tiene altas concentraciones de ácaros del polvo. Los ácaros no beben agua como nosotros; absorben la humedad del aire. En áreas con poca humedad, como los desiertos, los ácaros no pueden sobrevivir.

Los alérgicos

Las personas con alergias o con asma desencadenada por las alergias a los ácaros del polvo necesitan reducir los ácaros  en sus hogares. Las casas antiguas, las casas ubicadas en regiones con climas húmedos, las residencias de bajos ingresos y las casas donde hay un olor a moho o a humedad tienen más probabilidades de tener altas concentraciones de ácaros de polvo.

Los alérgenos de los ácaros del polvo, a diferencia de los alérgenos de las mascotas, no suelen permanecer en el aire. Se aferran a partículas que son demasiado pesadas para permanecer en el aire durante mucho tiempo.